En efecto, es la crisis