¡Por las barbas del profeta! Europa es una caricatura