Clericalismo y anticlericalismo. ¡Basta ya de pantomimas!