Ruptura democrática, el único camino