Con todo pactado, ETA se hace de rogar